Earth (Elemental #1) - Shauna Granger

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Earth (Elemental #1) - Shauna Granger

Mensaje por Malu_12 el Miér Oct 08, 2014 11:45 am

Earth (Elemental #1) - Shauna Granger
Shayna y sus dos mejores amigas tienen las habilidades para manipular y controlar los cuatro elementos, tierra, aire, agua y fuego. Mientras aprenden a perfeccionar sus poderes crecen, descubren una nueva y maliciosa presencia en su ciudad de playa con sueño. Alguien está realizando magia de la sangre y amenaza con exponer su pequeña comunidad mágica. Hasta ahora, sólo pequeños animales han sido sacrificados, pero entonces las pesadillas empezar.

Shayna sufre pesadillas de la persecución y sacrificó sólo para despertar ensangrentada y con moretones. Ella piensa que su sangre mágica es el objetivo final para el rito de sangre final. Cuando una chica inocente, Tracy, es secuestrado Shayna sabe que es sólo una estratagema para sacarla; ella no puede dejar que alguien muera a causa de ella.

_________________


avatar
Malu_12
Hiperactiva

Mensajes : 2166
Puntos : 2273
Fecha de inscripción : 17/02/2011
Localización : En mi reino de los sueños...

http://www.fanfiction.net/u/2209958/Malu-12

Volver arriba Ir abajo

Re: Earth (Elemental #1) - Shauna Granger

Mensaje por Malu_12 el Miér Oct 08, 2014 12:06 pm

TRADUCTORAS

1- Anna Cañizales
2-Eliana
3-rihano
4-sjade
5-sjade
6-claudiaveronicagonzalez
7-sjade
8-claudiaveronicagonzalez
9-sjade
10-sjade
11-sjade
12-sjade
13-rihano
14-roux maro
15
16-
17-
18-rihano
19-rihano
20-Rihano
 CORRECTORAS

1-roux maro
2-roux maro
3--roux maro
4- allys 
5-allys 
6-Oscuridad
7-Eliana
8-Eliana
9-Eliana
10-Eliana
11-Eliana
12-Eliana
13-
14-allys
15-
16-
17-
18-
19-
20-

_________________


avatar
Malu_12
Hiperactiva

Mensajes : 2166
Puntos : 2273
Fecha de inscripción : 17/02/2011
Localización : En mi reino de los sueños...

http://www.fanfiction.net/u/2209958/Malu-12

Volver arriba Ir abajo

Re: Earth (Elemental #1) - Shauna Granger

Mensaje por Malu_12 el Miér Oct 08, 2014 12:08 pm

Capítulo 1

Siempre fui la clase de chica que creía en la magia, sin importar por qué. Nunca escuchaba cuando los demás niños decían que Santa Claus no era real y aplaudía lo más fuerte que podía cada vez que Peter Pan me lo pedía. Cuando los otros niños dejaban de ver hadas  en las flores o de creer en las cosas que se escondían bajo la cama, yo mantenía mi fe en silencio.
En un día frío como hoy estaba feliz de no haber olvidado que la magia es real. Estaba helando fuera y la calefacción de la minivan no era muy buena. Junté mis manos, frotándolas  rápidamente hasta que sentí la chispa de calor estallar entre mis palmas. Separé mis manos lentamente, mis dedos como si estuvieran separando caramelo mientras la bola de calor comenzaba a brillar  con una tenue luz anaranjada, con el vapor ya emanando de ella. Me concentré en la bola de calor  mientras el interior de la van rápidamente se volvía más cálido.
Soy una Elemental de Tierra; mi magia le habla a la tierra, a las plantas y  a los animales. Siempre he sido capaz de utilizar los otros tres elementos es por ello que puedo hacer pequeños experimentos como éste sin gastar demasiada energía. Mi madre me dijo que yo había nacido en la  mitad de un terremoto. El parto fue acalorado y rápido, el hospital tembló todo el tiempo, pero tan pronto como lloré por primera vez, el terremoto cesó.
Mi visión se volvió suave y difusa  mientras me concentraba en la bola de calor que flotaba entre mis manos. 
-Oye -Dijo Jodi mientras abría la puerta de la asquerosa minivan de mi madre. La bola de calor y energía desapareció con un audible “pop” cuando brinqué del susto. Sentí mis oídos taponarse debido al repentino desuso de la magia. Traté de no enfadarme conmigo misma por olvidarme de dónde me encontraba; el hechizo había calentado lo suficiente el interior de la minivan y estaba feliz por ello.
Jodi y nuestro amigo Steven parecian malhumorados mientras entraban, su respiración salía como blancas nubes de la mañana de Octubre. Tal vez han sido los seis o siete meses de perfecto clima que en el sur de California podíamos tener, cuando  el termómetro marcaba los 14°C o menos nos convertíamos en mocosos malhumorados. Usualmente disfrutaba del frío y de la humedad, pero este mes había venido con un extraño cambio en el clima. Debería estar relativamente cálido fuera.
Jodi se acomodó en el asiento delantero mientras Steven se quedó en la parte de atrás. Él paso entre nosotras y cambio la radio de modo CD a FM, cortando mi CD de Godsmack.
-Oh si, haz lo que quieras, no lo estaba escuchando da igual -Le dije.
-Lo sé-Dijo él sonriéndome  y regresando a su asiento. Rodé mis ojos pero sabía que no valía la pena discutir el asunto. Poniendo la van en marcha nos dirigimos a la escuela.
El timbre de entrada sonaba en los altavoces mientras entrabamos al aula. Los tres nos separamos en cuanto empezó la primera clase. Jodi se fue a clase de Química Avanzada, desesperada por mantener su 7 mientras Steven y yo teníamos Economía del Hogar, la clase en la que teníamos el 10 asegurado en el semestre. Vi una sombra cruzar el rostro de Jodi mientras se dirigía a su clase y nosotros girábamos hacia la nuestra y negué con la cabeza.
-No entiendo porque no simplemente estudia Química I como nosotros y saca un 10.
-Ay cariño, ya sabes que ella se deleita al tratar de hacer algo mejor que tu-Dijo Steven  despectivamente mientras caminábamos a la cálida clase  de Economía del Hogar , nos sentaríamos en nuestros asientos del final. Mi mente comenzó a divagar tan pronto como la maestra Price comenzó a quejarse sobre los ingredientes de las galletas integrales de pasas de hoy. Uh, dos ingredientes que no deberían ir con las galletas.
Dejé que Steven hiciera la mayor parte del trabajo dado que me distraía muy fácilmente hoy. Agarré una cuchara de madera y mezcle cada vez que Steven me decía. Sabía que la razón por la que no podía concentrarme era porque casi no estaba durmiendo. Cada noche de esta semana tenía la misma vivida pesadilla de la cual no me podía olvidar al día siguiente. Estaba en un bosque compuesto mayormente por arbustos y delgados, altos árboles, no más grandes que dos manos. El piso del bosque estaba cubierto de hojas caídas y ramas. Todos los animales estaban en silencio y era mitad de la noche con luna llena en algún lugar sobre mí, la única luz que iluminaba el piso escondido bajo mis pies al correr.
Corría por mi vida. Los arbustos y ramas rasgaban la piel de mis brazos y se enredaban en mis vaqueros. Corrí más rápido de lo que alguna vez  pensé. El fuego cauterizaba mis pulmones. Los calambres en mis piernas estaban a nada de paralizarme pero tenía que seguir adelante. Lo que fuera que me perseguía, seguía avanzando y necesitaba refugiarme donde  fuera.
El timbre sonó, asustándome por segunda vez. Casi dejo caer la batidora que sostenía, me sonrojé  de cuan cerca había estado de gritar de miedo.
-Oye, ¿qué te sucede?-Susurró Steven en un silbido mientras me pasaba mi mochila.
-Lo siento, estoy algo cansada. No he  dormido bien esta semana
-¿Qué hay de nuevo en ello?- Él me sonrío.
-Sí, claro. Vamos a interceptar a Fae antes de Francés y nos aseguraremos de que esté bien.
Fae era nuestro apodo personal para Jodi; era una abreviatura de Hada, una de las criaturas del Aire, su elemento. Jodi había nacido en el sótano de su abuelo en medio de un tornado. Habían pensado en llamarla Dorothy durante su primera semana de vida, gracias a Dios cambiaron de parecer. Estábamos ya esperando por Jodi  cuando ella salió  de clase, con los libros pegados a su pecho, cabizbaja y con un poco de menos color en su rostro.
-Oye Fae, ¿qué tal  la clase?- Me acerqué y agarré la mano de Jodi, entrelazando nuestros dedos mientras caminábamos, abriendo el canal entre nosotras y comencé a transmitir consuelo hacia ella, con lo cual ella me regaló una sonrisa.  Había heredado los regalos empáticos de mi bisabuela los cuales me ayudaban a aminorar el dolor de los demás. Siempre me preguntaba cuántas personas en mi familia tendrían habilidades mágicas. Eso revelaría justo cuántas poseía yo.
-Gracias-Susurró ella .-Oye  Lanzallamas, ¿terminaste anoche la tarea de Francés?- le preguntó a Steve, cambiando el tema.
-¡Demonios! Por última vez, es Pyro, no Lanzallamas.- Tan enojado como solía estar, Steven siempre parecía estar quejándose por todo..-No es Lanzallamas, pero definitivamente no es Pyro. Es Drake y punto final.
Tenía muy poca paciencia cuando solo había dormido tres horas. Sentía la magia salir de mí y vi la cara de Steven retorcerse, mirándome indignado pero su ira se desvanecía ante mi poder.
-¡Ah, vamos Terra!- se quejó Steven. Terra era mi nombre porque yo era la tierra, madre y norte.
-No,- dije firmemente. -Es una falta de respeto hacia lo que hacemos.
-Uh. Pero, ¿Drake? Es tan común-se quejo él . -Es un nombre completamente normal.
-Tal vez si hubieras hecho la tarea, lo apreciarías más, Drake.
Arrastré a Jodi conmigo, hacia la clase de Francés antes de que llegáramos tarde.
-¿A qué te refieres? -Preguntó Steven mientras nos alcanzaba.
-Drake es un sinónimo de dragón, tonto.- Le explicó Jodi mientras entrabamos a clase. Steven era Fuego, sur. Y los dragones, aunque fuera de nuestro círculo eran comúnmente conocidos como criaturas mitológicas, familiares al elemento del Fuego. Cuando la madre de Steven tenía ocho meses de embarazo quedó atrapada en una casa en llamas. Se las ingenió para salir por su cuenta, sin que el fuego jamás la tocara, ella siempre dijo que Steven fue el que la protegió porque en cuanto salió de la casa rompió aguas.
-¡Oh!,- su boca formó una perfecta “O” mientras se deslizaba en su asiento detrás de mí. Jodi tomó la silla frente a mí en la fila más cercana a la puerta.
Habíamos decidió ponernos apodos que fueran exclusivos entre nosotros para adoptar mejor el rol de nuestros elementos, casi como alter egos. Era más fácil pensar de manera diferente mientras practicábamos nuestra magia. Casi como cuando la gente se comporta mejor con su ropa de fin de semana que en vaqueros rotos y playeros.
La mayor parte de la clase pasó en un abrir y cerrar de ojos hasta que Steven deslizó la mano hacia delante de su asiento y sentí las puntas de sus dedos presionar el lado izquierdo de mi espalda. Deslicé mi mano izquierda hacia adelante también, tocando a Jodi, invitándola al enlace.
¿Aún haremos el enlace esta noche? Los pensamientos de Steven se filtraron en nuestras mentes como si nos lo hubiera susurrado al oído. Desarrollamos esta habilidad temprano, cuando comenzábamos a utilizar la magia en grupo. No estoy segura de cómo sucedió pero pienso que tiene que ver el que yo sea una empática y que los tres estemos tan conectados, como trillizos separados al nacer.
No, chequeé el ciclo lunar y el Sábado será marginalmente mejor y aprovecharé toda la ayuda extra que podamos tener. Contesté mientras observaba a la maestra Beaumont escribir la conjugación verbal de hoy en el pizarrón blanco frente a la clase.
¿Terminaste el hechizo? Los pensamientos de Jodi siempre sonaban amarillos para mí. No sabía si era porque  era un color de poder para su elemento o era solo mi imaginación.
Sí, es algo largo, pero la magia de Ángel siempre toma un poco más de tiempo debido a las oraciones extra que necesitamos.
¿Ángel? ¿Entonces no es magia elemental? Los pensamientos rojos de Steven se volvían un naranja brillante. Al ser católico y darte cuenta de que tienes poderes mágicos tiende a ser una guerra con tu moral. La magia mezclada con los ángeles parece un concepto hedonístico para un monaguillo. La mayoría de las personas no entiende a los ángeles justo como no entienden la magia; no hay nada antinatural en ambos y la mayoría de las personas no entienden cuan dispuestos están los ángeles a ayudarnos, todo lo que tienes que hacer es preguntar.
Bueno, estamos pidiendo ayuda…es más apropiado. Fae, la respuesta es “Oú est l´ambassade americaine? (¿En dónde está la embajada americana?)” Ellos siempre se olvidan de mantener los oídos abiertos mientras nos comunicábamos de esta manera. Rompimos la conexión y Jodi respondió rápidamente a la maestra, quien estaba un poco decepcionada de no haber atrapado a alguien que no estuviera prestando atención.
Nos enlazánriamos este fin de semana, llamando a nuestros ángeles guardianes para ayudarnos a cuidar a nuestra amiga Tracy quien mantenía  una relación abusiva. Era difícil vigilarla como una actividad después de la escuela. Su novio, Nick, era cuidadoso al solo dejarle moretones en el estómago y en la espalda. Estaba harta de absorber su dolor durante la clase de Historia e Inglés y decidí hacer algo al respecto, le gustará o no.
Después de Francés, Jodi y yo nos detuvimos en mi taquilla para cambiar de libros. Justo cuando Steven pasaba a nuestro lado dejó que su mano tocará mi antebrazo, Mike, fue todo lo que alcanzó a decir. Cerré los ojos y suspiré, negando con la cabeza tras la puerta de la taquilla.
-¿Qué?- Jodi me frunció el ceño, sabiendo que la habíamos excluido de la conexión.
-Mike -Dije entre dientes, con mi mandíbula apretada.
-Hola Shay. Dejaste esto olvidado en mi coche anoche- Mike no hacia mas que sonreír. Él me dio mi chaqueta, luciendo como un cachorrito complacido al haber atrapado la ramita correcta.
-Oh, um….gracias -Dije débilmente.
¿Anoche? Brillantes pensamientos amarillos reventaron en mi  mente.
-¿Me preguntaba qué harías esta noche?- Pregunto vacilante Mike.
-¿Por qué? ¿Qué no tienes partido?- Pregunté mientras guardaba mi chaqueta en la chaqueta. Vi como sus pecosas mejillas se sonrojaban.
-Si, bueno yo solo quería saber si irías…porque pensé que tal vez podrías usar mi jersey de visitante.- El rosa se volvió rojo en sus mejillas mientras me daba el jersey y yo no lo agarré automáticamente. -Si tu…um…si tu usas el jersey entras gratis, ya sabes…- Él se movió torpemente.
-Oh, sí, lo sé, solo que no sé si iré esta noche o no.
-Oh.
-Cielos él parece como si te acabara de ver  patear a un cachorrito.- La burlona voz de Jodi vino a mi mente.
-Cállate -Le reprimí.

-Escucha, lo pensaré.- Traté de sonreír de una manera que pensé que sería esperanzadora. Él era un chico amable, pero no era totalmente mi tipo. Nunca había tenido la oportunidad de rechazar a un chico antes. Era un poco incómodo.
-Ok, perfecto, cogelo de todas maneras, en caso de que decidas ir.- Él presionó el jersey en mis manos antes de que pudiera alejarlo , se agachó y me dio un beso en la mejilla. -Además, si no vas, no apetece que otra persona lo use -Me susurro esperando que Jodi no se diera cuenta. Los  dedos de Jodi tocaban  mi espalda, escondidos en el tirante de mi mochila ,que colgaba de un hombro, ella podía escuchar todo tan bien como yo.
Él me sonrió traviesamente antes de darse la  vuelta y marcharse. Me recosté en la taquilla suspirando pesadamente, cerrando mis ojos otra vez; que ardían por la falta de sueño.
-¿Y bien?- Jodi se había alejado de mí y tenía todo su peso sobre la pierna izquierda, con la cadera de lado  y los brazos cruzados sobre el pecho.
-¿Qué?- Cerré mi taquilla de un portazo, cambié de lado mi mochila y me alejé.
-¿A qué te refieres con `qué´? ¿Por qué no sé qué paso anoche? ¿Cuándo sucedió? Pensé que no te gustaba.- Su reclamo  incrementaba como una máquina de disparos mientras se apresuraba para seguirme el paso.
-No sabes nada de anoche, porque no hay nada que tengas que saber. Él me llamó, estaba aburrida entonces le acepté un café. Y no es que no me guste, yo solo…no lo sé. Él es vainilla, ¿sabías?- Yo no la estaba mirando mientras nos metíamos entre la marea de estudiantes, todos empujando en diferentes direcciones para ir a clase, hasta que encontré el pasillo correcto y me dirigí a la clase.
-¿Vainilla? De qué estás hablando, hay un montón de chicas que quisieran probar su sabor -Sonrió ella  mientras entrabamos en clase, liberándonos de la masa de estudiantes.
-¡Qué asco!- Rodé los ojos cuando casi dejo caer la mochila en la mesa que compartíamos. Esta era una buena clase para tener una conversación privada. El maestro siempre ponía 10 problemas en el pizarrón, los cuales teníamos que copiar y resolver mientras él leía el periódico en su mesa al otro lado de la clase. Ya solo le faltaban dos años para jubilarse.

-Entonces, ¿estáis saliendo?
-¿Suena como alguien con novio nuevo?
-“Bueno, no. Pero espera, ¿no me dijiste que habías estado trabajando en el hechizo anoche? ¿Qué rayos?- Pronunció estas palabras con su voz amarilla.
-No podía dormir.- Respiré profundamente antes de comenzar a resolver el primer problema.
-¿Otra vez?-Preguntó Jodi, dulcificando su tono esta vez, a lo cual respondí encogiéndome de hombros.
-Acababa de terminar las últimas líneas que disipaban el círculo al final y él llamó, sabía que no me iba a dormir temprano y pensé ¿por qué no? Es decir, no puedo seguir rechazándolo si quiero tener la oportunidad de conocerlo.
Fuimos a Starbucks, y tuvimos una conversación muy aburrida durante una hora. Le dije que estaba cansada, entonces me llevó a casa y terminé el hechizo. Fin de la historia. ¿Fue suficiente, verdad?
-¿Cómo de aburrida estuvo la conversación?
-Amiga…él es un jugador de fútbol y eso es todo. Es todo lo que tiene, no hay nada más ahí,”- dije con desgana. -Esperaba que quizás lo hubiera subestimado o algo así,  o ya sabes, que él no pudiera ser como es en realidad cuando esta con sus amigos y que mágicamente fuera diferente cuando le dabas la oportunidad.
-¿Y? X es igual a negativo tres, no positivo.- Me corrigió Jodi. Apestaba en Matemáticas.
-Y nada- dije mientras añadía el signo negativo. -Él odia leer, no sabe cómo hacerlo. Odia la escuela, no sabe por qué tiene tantas clases. Ama jugar y ama verlo en la tele los fines de semana.- Hice un gesto de como si hubiera chupado un limón.
-Ah…decepcionante -Dijo Jodi  mientras asentía en forma de entendimiento, -Vainilla.
-Correcto -Dije y Jodi dejo el tema durante el resto de la clase.

Después de clase nos separamos; ella se fue a ensayar con la banda y yo a Química. Era mi clase menos favorita y hoy sería peor. Cuando el último timbre sonó en el altavoz y Steven no había llegado sabía que él no vendría a clase, dejándome sin ninguna distracción  durante la hora. Me concentre en cada pequeña actividad para no mirar  el reloj cada poco, lo que hacía que la clase pasará cada vez más lenta.
El receso fue un bendito tiempo dentro del monótono día. Encontramos a Steven acostado en el césped dónde usualmente pasábamos el recreo durante los días decentes. Ahora que el frío en el aire había disminuido, estar afuera no estaba tan mal. Y con el calor extra que emanaba de Steven, no teníamos por qué quejarnos. Dejé caer mi mochila en el suelo aliviada. Jodi se sentó para recostarse contra un árbol; sus piernas las estiro al frente con los tobillos cruzados mientras sacaba una manzana de su mochila. Me senté  al estilo hindú formando un triángulo entre los tres. Cerré los ojos y puse las manos a mis lados sobre la tierra con los dedos abiertos. Tomé un profundo y satisfaciente respiro de aire otoñal, que sabía  más a invierno a pesar de que apenas comenzaba la estación. Me concentré y me  equilibré, atrayendo la energía hacia mí para poder sobrellevar el resto del día. Sabía que necesitaría una siesta esta noche antes de salir si quería ser una buena compañía.
Podía ver la energía amarilla de Jodi a mi izquierda y la descolorida amarilla rojiza de Steven a mi derecha, pero solo estaba vagamente pendiente de ellos en mi dichoso momento de distracción. Mis dedos se derritieron en la suave tierra, mis manos desaparecieron en la hierba hasta las muñecas. Podía sentir el agua que nutria la tierra subir por mis brazos y arremolinarse a través de mis venas mientras mi débil pulso encontraba el profundo pulso de la Tierra. Demasiado pronto una brisa que no debería estar ahí se agitó en el aire y levantó las puntas de mi cabello castaño y provocó un cosquilleo en mi rostro. Jodi trataba de atraer mi atención.
-¿Qué? -Pregunté tranquilamente, mientras lentamente y de malagana regresaba a mí misma, parpadeando mientras abría los ojos.
-Diez minutos.
-¿Uh?- Comencé a sacar mis manos de la tierra, el pasto cosquilleando mis muñecas mientras se retiraba de mi piel.
-Te fuiste por diez minutos. Ese es el límite en la escuela, ¿recuerdas? -Jodi ya se había terminado la manzana y llevaba la mitad de un sándwich de pavo.
-Maldición…me paso el tiempo volando.- Acerqué mi mochila y saque un refresco que todavía estaba frío y saboreé la burbujeante azúcar mientras circulaba rápidamente por mi sistema.
-¿Oye, qué quería Mike?- Steven se apoyó en los codos para poder vernos.
-Oh, para preguntarme si quería usar su jersey en el partido de hoy , por la noche.
-¿Cuándo se dará por vencido ese chico?-  Steven se reía mientras robaba mi refresco y le daba un largo trago.
-Tal vez cuando Shay le rechacé un café nocturno -Dijo Jodi  con una maliciosa sonrisa. Eso causo que el resto del receso consistiera en bombardearme con preguntas y con ellos dos discutiendo  sobre Mike, en detalle, desde las pecas hasta el fútbol.
El timbre sonó demasiado pronto y los tres recogimos nuestras cosas para volver a las clases de quinta hora para después encontrarnos otra vez en la clase de Inglés, la cual paso en un abrir y cerrar de ojos.
Los veinte primeros minutos estaban dedicados a la lectura de tópicos y el resto nos separábamos en grupos para terminar nuestro trabajo para las exposición de la próxima semana. Empujé mi mesa a un lado, haciendo que Steven y Jodi me siguieran. Tenía que poner algo de distancia entre Tracy y yo; su estómago le dolía, lo que significaba que el mío también. No era gran diferencia pero me ayudaba a sobrellevar la clase.
-¿Entonces, iras al partido esta noche? -Me preguntó Jodi mientras caminábamos hacia la minivan de mi madre dos horas después cuando la clase de Historia finalmente termino. Estaba un poquito más que agotada debido a mi cercanía con Tracy durante Historia. Si ella no se estaba quejando por el dolor cuando agarraba algo, entonces su depresión y estrés eran lo que me lastimaba.
-Por supuesto -Dije.
-No estaba segura después de tu conversación con Mike.
-Eso solo era para deshacerme de él,- dije, despidiéndome con la mano. -No dejaremos que lo soportes sola. Solo asegúrate de estar en la parte más alta del publico .- Jodi no tenía opción de ir a los partidos desde que estaba  en la banda y estaba obligada a tocar en todos los partidos.
Los dejé a ambos en casa de Jodi. Steven solo vivía a una calle pero él siempre ayudaba a Jodi con su maquillaje antes de los  partidos.
-Oye, llámame a las seis y asegúrate de que este despierta, ¿está bien, Lanzallamas?- le grité a Steven a través de la ventana de la puerta del pasajero.
-¡Perra!- me gritó por encima del hombro pero pude escuchar la sonrisa en la palabra mientras caminaban hacia el patio de Jodi.

Llegué a casa, estacione la van en el porche y prácticamente me arrastré hasta mi recámara. Podía sentir la vida escaparse de mí, sabiendo que mi cama no estaba lejos. Pensé que estaba dormida desde antes de tocar la almohada, con los zapatos y la chaqueta puestos.
Estaba inmediatamente envuelta en un remolino de un desvanecido verde y amarillo mientras corría a través del bosque. Tenía un sudor frío en mi frente y la camiseta se pegaba a mi espalda aunque era una noche fría. Perdí el paso momentáneamente y resbalé en la tierra y piedras sueltas, cayendo sobre mi rodilla izquierda. Mis dedos se aferraron a la tierra mientras luchaba por ponerme en pie y recuperar los preciosos segundos que había perdido. Lo sentía detrás de mí ganando velocidad mientras mis manos revoloteaban al tratar de levantarme.
Me insulté a mí misma cuando finalmente me levanté de la tierra e ignoraba los cólicos que rasgaban los músculos de mi abdomen. Sabía que lo que estaba buscando estaba cerca pero bajo la tenue luz de luna sentía la presión de las paredes del bosque cortar mi visión periférica. La raíz de uno de los poco frecuentes árboles que  levantaban  solo tres pulgadas de la tierra y atrapó mi punta del pie. Mi cuerpo se volvió rígido por un momento y caí de frente hacia las hojas caídas, mis brazos extendidos tratando en vano de agarrarme algo que me salvara.
Todo el aire que quedaba en mí fue sacado cuando golpeé la dura tierra. Mareada, estaba consciente del sabor de la tierra húmeda en mi boca y las ramas raspando a través de mi playera. Mi pie latía del dolor y negaba con la cabeza para tratar de recuperar la razón. Una fría ráfaga de aire sopló sobre mí y sabía que estaba cerca y cerrando la distancia entre nosotros  con cada segundo desperdiciado. Luché por liberar mi pie, sintiendo a la raíz retorcerse atrapando más mi tobillo, haciendo de mí una maraña y no dejándome ir. Mire hacia el árbol al que pertenecía la raíz con una súplica en mis labios, pero antes de que pudiera hacer o decir algo sentí un frío zarcillo envolverse alrededor de mi hombro, garras hundiéndose en mi piel y comencé a gritar.

-¡Shay! ¡Shay! ¡Despierta!- Mi madre me sacudía agresivamente. Me desperté con un sobresalto, dándome cuenta de que realmente estaba gritando y aparentemente llorando. Sentí la fría humedad en mis mejillas y tomé profundas y gratificantes respiraciones.
-Cariño, ¿estás bien?
-¿Qué?
-Cariño, ¿estás bien?
-Sí estoy bien. Siento haberte asustado.
--Está bien cariño. Aquí tienes, Steven está al teléfono, él dijo que no contestarías el móvil.- Ella me pasó el teléfono de la casa con una mirada preocupada aun formada en su ceño.
-Oh, gracias -Cogí el teléfono con una mano sorprendentemente estable.
-¿Segura que estás bien?
-Sí mamá, solo fue una pesadilla.- La despedí con la mano de mi recámara y presioné el teléfono contra mi oreja. -Hola Steven.
-Bebé, ¿estás bien? Podía oírte gritar a través del teléfono.- Él sonaba genuinamente preocupado.
-Estoy bien. ¿Qué pasa?”
-Bebé, son las seis, ¿recuerdas?
-No…-miré mi reloj y vi los números rojos devolverme la mirada.
--¿El partido? -Preguntó suavemente.
-Oh, claro. Sí estaré ahí como en cuarenta y cinco minutos. Colgué y giré a mirarme en el espejo. Furiosas rayas rojas de lágrimas marcaban mi rostro. Todo color que haya tenido se había ido y mis ojos estaban hinchados e inyectados en sangre. Tomé un respiro más, me levanté de la cama e hice una mueca.
-¿Qué rayos?- Aparté del cordón de mi playero tenia cuatro  grandes moratones en  el hombro.

_________________


avatar
Malu_12
Hiperactiva

Mensajes : 2166
Puntos : 2273
Fecha de inscripción : 17/02/2011
Localización : En mi reino de los sueños...

http://www.fanfiction.net/u/2209958/Malu-12

Volver arriba Ir abajo

Re: Earth (Elemental #1) - Shauna Granger

Mensaje por je_tatica el Lun Feb 16, 2015 9:04 pm

gRACIAS pOR eL primer cap..!!
No sabia que uds habian empezado este proyecto... Smile
avatar
je_tatica
***

Mensajes : 98
Puntos : 101
Fecha de inscripción : 13/02/2011
Edad : 24
Localización : bucaramanga, colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Earth (Elemental #1) - Shauna Granger

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.